Tag Archives: Recomendacion

El espacio de un buen documental

13 Ago

[tweetmeme source=”a_orfao” only-single=false https://laperegrinadesalem.wordpress.com%5D

Un documental (crítico), para que sea bueno, debe hacernos daño. El golpe tiene que ser tan fuerte que, desde ese momento, cada vez que el tema se nos pase por la cabeza, siempre que la información mostrada sea verídica y contrastada, recordemos ese dolor visual, completamente psicológico, que el documental nos creó cuando lo vimos.

Un buen documental crea su propio espacio en nuestra cabeza, en nuestro cerebro. Se sitúa junto a las ideas importantes, junto a aquellas que definen nuestra forma de ser; nuestra forma de pensar; nuestra forma de actuar. Sin embargo, antes de eso, pasa por la zona de nuestros recuerdos. Se pasea por las noches horribles sin dormir, por nuestras peores pesadillas, por nuestros traumas infantiles; y todo esto queda unido a esa idea central del documental.

En este momento, esa idea es para mí la de los delfines. No delfines cualquiera; sino los 23.000 que son asesinados anualmente en las costas de Japón para, posteriormente, ser vendidos como una delicatessen aunque bajo el nombre de otro animal. Esta idea ha sido generada por, si no el mejor, uno de los mejores documentales que he visto nunca. The Cove. Os lo recomiendo a todos.

Anuncios

España no pierde y abogados en Boston

12 Ago

[tweetmeme source=”a_orfao” only-single=false https://laperegrinadesalem.wordpress.com%5D

Más temprano que en el día de ayer, hoy me pongo a escribir alguna cosilla más. El día de hoy la verdad es que ha sido de esos tranquilitos de verano. Pocas cosas que hacer, empezando por levantarse bastante (o demasiado) tarde; más tarde una partidita de póker con los amigos (en la que he terminado con un segundo puesto que no está nada mal) y, por último, el partido de España. Lo cierto es que ha sido un juego extraño. Muchos suplentes contra el equipo titular mexicano han terminado en un gol que no ha permitido que los campeones del mundo (osea, nosotros) vencieramos. Eso sí, como ha dicho Del Bosque al terminar, Marchena debe de tener una flor en el culo de los colores de la Roja, porque sino uno no se explica como es tan difícil que perdamos.

Volviendo a otros temas, por aquellos que no les gusta el fútbol más que nada (a los que, sin embargo, tengo que darles el pésame ya que, cuando parecía que crecían, vamos y ganamos nuestro primer mundial y 25 millones (de 41) de personas se echan a las calles, eso es mala suerte). En el día (madrugada) de hoy, y ya que estamos de vacaciones y seguro que hay algunos cuantos por ahí sin saber que hacer a esas horas muertas por la mañana o después de comer, voy a recomendaros una serie muy, pero que muy, recomendable: Boston Legal.

Se trata de una serie -americana claro- ambientada en la ciudad de Boston y protagonizada por los integrantes de un prestigioso bufete de abogados. Entre ellos se pueden distinguir distintos tipos de personajes. Desde quienes poseen el poder sobre el dinero y se preocupan únicamente del bienestar de los clientes, hasta los distintos abogados-protagonistas en cuestión. Entre ellos se va desde el perro viejo, brillante en sus tiempos aunque venido a menos, hasta la juventud que añora subir escalafones de cualquier manera y pasando por lo mejorcito de la abogacía del bufete. Todo esto, rodeado por una continua ironía y aderezado con unas cuantas situaciones absurdas, hace de la serie un producto de éxito seguro.

El informe Pelícano

5 Jun

[tweetmeme source=”a_orfao” only-single=false https://laperegrinadesalem.wordpress.com%5D

Después de mucho tiempo, tras acabar los exámenes, he podido esta semana volver a leer algo. Lo cierto es que he tardado aproximadamente un mes (demasiado tiempo para mí) en acabarlo pero me ha parecido cuanto menos una historia apasionante. Aunque se que para recomendar algo primero tengo que dar algunas pistas sobre ello, lo cierto es que prefiero comenzar por ello. Leedlo.

Se trata de una novela policíaca en la que se entremezclan el mundo legislativo, la historia comienza con el doble asesinato de dos jueces del tribunal supremo estadounidense, el ambiente policiaco característico de este tipo de novelas -incluyendo los personajes pertenecientes a las distintas agencias secretas americanas y asesinos y sicarios a sueldo-, políticos con las manos manchadas, empresarios dispuestos a pagar  cualquier precio por ver sus intereses a salvo… y muchos más aspectos, que si revelase desvelarían gran parte de la trama, cosa que no me gusta hacer.

Sin embargo, lo llamativo de esta novela son sus personajes protagonistas. Como cabría esperar, el protagonista debería ser el típico detective duro, con una vida amorosa complicada (pero que no le hace perder el gusto por las mujeres); la bebida como algo cercano a su vida, casi parte de él; su mente increiblemente ingeniosa que le permite deducir y observar aspectos que a la policía común le pasan desapercibidos; y un largo etcétera. Pues no es así. En esta ocasión, nos encontramos con dos protagonistas, un hombre y una mujer, un periodista y una estudiante de derecho. El primero es mi personaje favorito. Representa uno de los aspectos que más me emocionan de la profesión: La existencia de fuentes privilegiadas en su agenda, incluso dentro de la propia Casa Blanca, un ansia por conocer, una enorme curiosidad y, en los momentos necesarios, la valentía de realizar actos peligrosos con el objetivo de atar pequeños cabos.

Si no os he logrado convencer, os recomiendo que busquéis las referencias al libro de algunas de las publicaciones más eruditas; además de las que coloco a continuación:

“Cautivante… un libro genuino. Grisham es un verdadero artesano.” The New York Times Book Review.

“¡Grisham lo ha hecho de nuevo!” Chicago Tribune.