Archivo | Unión Europea RSS feed for this section

Brasil crece

2 Ene

Vista aérea del distrito financiero de São Paulo

Comienzo el año nuevo en mi blog con un post (espero que el primero de muchos) sobre una nueva potencia mundial. Antes de que se terminara el 2011, ese año que muchos echarán de menos por lo que parece que se nos viene encima, Brasil superó al Reino Unido y se sitúa ya como sexta potencia económica mundial. Tan solo por detrás de Estados Unidos, China, Japón, Alemania y Francia, Brasil se convierte en el primer país sudamericano en superar a los británicos. Y todo ello viene dado por un tremendo crecimiento de su economía del 7,5% en 2010. Algo impensable desde 2008 para cualquier potencia occidental. A pesar de ello, la crisis también afecta a los países en crecimiento y parece ser que en 2011 el país del orden y el progreso crecerá apenas un 2,9% -lo que no está nada mal-.

Lógicamente, ante los claros signos de desarrollo y la mayor estabilidad del país en comparación con otros como China o India, las inversiones extranjeras se multiplican. Guido Mantega, ministro de economía del país, situó en 65.000 millones de dólares la cifra total de inversión internacional en Brasil en 2011. A pesar de todo, existe prudencia desde el gobierno de Dilma Rouseff que es consciente de que aún necesitan entre 10 y 20 años para alcanzar el desarrollo y la calidad de vida de los países europeos. Unas metas que se pretenden alcanzar mediante la reducción de las diferencias sociales -muy marcadas en ciudades como São Paulo o Río de Janeiro-, las diferencias territoriales –Brasil es el quinto país por extensión territorial– y la mejora de las infraestructuras. Sobre este último tema, alguno, como yo, espera que no copien el nivel de algunos países europeos.

Apenas unos días después de conocer esta noticia, el diario O Estado de São Paulo nos presenta hoy un artículo de Lílian Cunha donde entrevista a distintos antiguos trabajadores de Wall Street que, tras ser despedidos de sus puestos de trabajo a partir de la crisis económica y financiera de 2008, están comenzando a refugiarse en Brasil. Todos presentan una variante común: mientras ven como el mundo occidental tiene muy complicado salir de la crisis, se han parado a observar a los países crecientes y, entre ellos, a Brasil. Entre los ex trabajadores de la bolsa americana también se encuentran brasileños; emigrantes que huyeron de su país a buscar una vida y una formación mejores y que ahora se dan cuenta de que su país está mejor de lo que recuerdan.

Y es que la clase media brasileña ya cuenta con más de 105 millones de personas y, como afirma uno de los entrevistados, “es como el Londres de hace 30 años; al brasileño le gusta consumir”.

El artículo mencionado de O Estado de São Paulo puede encontrarse analizado en la página web de El País por Juan Arias en su blog.

Anuncios

Los políticos han perdido nuestro respeto

30 Jun

Forges.

Los políticios de hoy en día han perdido prácticamente todo nuestro respeto. En los países más desarrollados, con una mayor tradición democrática o semidemocrática, los políticos siempre habían estado bastante bien considerados. A pesar de las diferencias de ideologías, en los países occidentales siempre ha existido un respeto mínimo hacia la figura del ‘representante’ del pueblo. Es posible que esto no se perciba con tanta facilidad en España debido a la juventud de nuestra democracia (sí, a pesar de que ya debería salir de casa de sus padres) pero en general, en países como el Reino Unido, Alemania o Estados Unidos, los ‘ex-políticos’ eran tratados bien.

Sin embargo, en la última década, y principalmente tras el comienzo de esta crisis que muy pocos están sabiendo solventar con buenas ideas, la figura del político ha caído en picado. Probablemente todo comenzó tras aquellos pactos de las Azores en los que se reunían los líderes de algunos de los países de mayor importancia militar y en la alianza del Atlántico-Norte y que terminaron decidiendo la invasión de Irak. Una decisión que, en mi opinión, no ha traído buenas noticias internacionales, al menos en cuanto a un nivel muy general, para los países que la tomaron.

Los ex-dirigentes de aquella época han acabado vilipendiados por todas partes, por todos los lados. Olvidados, odiados, despreciados. ¿A quién podría ocurrírsele en este momento ensalzar a George W. Bush? Por supuesto, de nuevo, en España es otro tema. Existe una gran parte de la población que le echa en cara a nuestro ex-presidente estas decisiones que, por momentos, nos convirtieron en ‘perrito faldero’ de alguno, aunque a pesar de ello, otra gran parte de la población, prácticamente la misma, le defendería incluso con su vida (o eso parecen querer demostrar).

Pero olvidémonos del pasado y volvamos al presente. Si a los políticos que ya no se encuentran en el cargo aún estamos recriminándoles sus errores, ¿a qué podemos llegar con los que están dirigiendo occidente en la actualidad? Pues bien, en Francia se intenta agredir al Presidente Sarkozy. En Estados Unidos se le llama a Obama ‘Dick’ (en el contexto algo parecido a gilipollas). Qué será lo siguiente, ¿ponerle la zancadilla al Rey?

Podemos quejarnos. Tenemos derecho a ello; pero de nuevo la violencia no lleva a ninguna parte. El que la ejerce pierde totalmente la razón. Y eso no es todo. Por mucho que no nos gusten los políticos y que muchos de ellos se aprovechen del voto y la confianza de los ciudadanos, siempre habrá buenos políticos, aunque sean los menos.

P.D: A continuación os cuelgo el video del ‘ataque’ (apenas le llega a agarrar) a Sarkozy y el enlace (con transcripción) de las declaraciones contra el Presidente estadounidense.

¿Y qué pasa con el I+D?

23 Jun

Reconozco que he abandonado un poco esto los últimos días. El principal motivo es mi comienzo (o vuelta) de las prácticas en la Agencia DiCYT en Salamanca. Como comprenderéis, trabajar por las mañanas, y algunas tardes, y luego tener tiempo para escribir en el blog por las tardes-noches es complicado. A pesar de todo, y ahora que ya estoy metido de lleno en la Agencia, trataré de actualizar esto como es debido. Más o menos.

Entre otras cosas, si sirven para algo las prácticas que estoy haciendo es para acercarme a los problemas de una gente que parece muy alejada de la sociedad: Los científicos e investigadores. Son personas como nosotros, como cualquier otro, aunque probablemente más inteligentes. Al fin y al cabo, la investigación es lo que genera riqueza en los países. Sin embargo, aquí en España, el año pasado disminuyó el presupuesto de este campo en casi un 25%, no alcanzando el 1.6% del PIB. En otros países a los que, claramente, observamos en una posición superior a nosotros (a nivel económico) este porcentaje es mucho mayor. En la misma Unión Europea, la media del PIB utilizada para I+D+I se encuentra en torno al 2%. En Estados Unidos, supera el 2.5%.

Señores, por cosas como estas España se encuentra siempre más cerca de los llamados ‘PIGS’ que de la media europea y la inversión en estos campos es la que realmente genera riqueza, no todo ese dinero ficticio creado a partir de la burbuja inmobiliaria. Aprendamos de fuera, y tratemos de mejorar en lo que aún podemos. Voluntad y ganas no faltan.

Parados más, parados menos.

2 Jun

El paro continúa bajando. Esa es una de las noticias principales en el día de hoy aunque por todos los lados ha querido ser ‘desmitificada’. Por un lado, a nuestra izquierda, no se han querido lanzar “las campanas al vuelo” por si acaso. Por si acaso se trata, como es muy probable, de apenas un repunte debido a la estacionalidad, tan importante en nuestra economía. De hecho, más importante es ya el turismo en nuestro país, de lo que hace apenas unos años lo era el sector inmobiliario, y de ello me alegro, aunque hay otros sectores que, si les dieramos algo más de impulso, podrían estar al frente, y convertirnos en un país algo más importante dentro de este complicado mundillo europeo.

Pero no me olvido del otro lado, ya que siempre hay que fijarse en ambos para comprender medianamente las cosas. Nuestra derecha, ha optado por la misma táctica, aunque desde la perspectiva contraria, es decir, hablar de esta bajada en el número de parados (de casi 80.000, cuidado) pero dando por sentado que se trata de un repunte por estacionalidad y, evitando así, que ‘los del otro lado’ lancen las campanas al vuelo.

¿A dónde quiero llegar con todo esto? Pues no es tan complicado. A alguna parte, señores… Porque si seguimos con esta gente comandando nuestro país como un barco (y perdonenme la comparación) comandado por Jack Sparrow y Barbosa, en el que cada uno parece tirar para un lado, pero el destino termina siendo, en la mayoría de las ocasiones, el mismo. Y, no me malinterpreten, si ese destino fuera el mejor para nuestro país, estaría totalmente de acuerdo, pero no creo que sea el caso. Puede que sea un buen destino para nuestro país, pero no tan bueno como podríamos desear.

A todo esto, ánimo a los más de 4 millones de parados que aún engrosan esas listas y esperemos que ya les quede menos.