Archive | Libia RSS feed for this section

La ‘Cúpula’ de Anonymous detenida.

10 Jun

Esta mañana la Policía Nacional, en concreto dos oficiales de la Brigada de Investigaciones Tecnológicas (BIT), ha ofrecido una rueda de prensa para dar detalles acerca de la detención de tres miembros del grupo Anonymous. En primer lugar lo lógico es explicar en qué consisten las reivindicaciones y actuaciones de este grupo. Se trata de un movimiento internacional, abierto, de ciberactivistas formado por un número indeterminado de personas que, en ningún caso, revelan su identidad, de ahí el nombre del grupo.

Una de las tantas imágenes que han creado los internautas. (@ludens76)

A los que conozcan la novela gráfica o la película de V de Vendetta les sonarán muchos de los símbolos utilizados por este grupo, como las caretas de Guy Fawkes que hoy mostraban sonrientes los oficiales de la BIT. Lo cierto es que, con esta imagen y estas declaraciones, el ingenio que caracteriza ya a la comunidad de internautas de este nuestro país ha vuelto a dar una agradable sorpresa. Imágenes como la que aparece a la derecha o la creación del hashtag #cupulasinexistentes son algunos ejemplos.

“Los ‘anonymous’ eran tan hábiles que no tenían ni Internet” ha asegurado uno de los oficiales de la policía. A tenor de todas estas declaraciones y, principalmente, la de que este movimiento que se declara “sin líderes” y en el que son “todos iguales” poseía una cúpula en España formada por los tres detenidos ha generado un gran tráfico durante todo el día de hoy. Tweets como “La policía requisa todas las ediciones de ‘El lazarillo de Tormes’, porque su autor es Anonymous” que escribía @santifer@SuNotissima que ‘apuntaba una noticia de última hora’ en la que afirmaba: “detenido @Dios por pertenecer a las #cupulasinexistentes de la Capilla Sixtina (y administrar el chat del vaticano)” son solo algunas de las muestras que se pueden encontrar.

Un grupo de 'Anonymous' durante una protesta.

Pero volvamos al tema de sus acciones. Este grupo, al que pertenece un gran número de hacktivistas y algunso hackers se dedica a realizar ataques DDOS sobre diferentes páginas webs. Entre las empresas ‘atacadas’ se encuentran el banco BBVA, PlayStation, Bankia, Enel, o las de diferentes gobiernos, como el Libio. También se realizaron ataques a finales de 2010 contra la web del Ministerio de Cultura, por ejemplo, o sobre la web de la Junta Electoral, tras las manifestaciones provocadas por el movimiento #15m. Al parecer, y según afirman los comisarios de la Policía Nacional que han comparecido hoy, este movimiento habría tenido en su punto de mira las webs de los principales partidos políticos españoles (PP, PSOE y CIU). Sin embargo, la incautación del ‘servidor principal’ del grupo por parte de la Policía Nacional en la ciudad asturiana de Gijón parece ser que logró evitar tal ataque.

Por último, tan solo quiero recordar que en estos ‘ataques’, y según puede demostrar la Policía Nacional, apenas se saturaron las páginas webs en concreto. En ningún caso se habrían extraído los datos personales de ninguna empresa ni ningún ciudadano, aunque se está investigando la relación del grupo con las pérdidas de datos de Sony y se habrían interceptado conversaciones entre los miembros del movimiento proponiendo el robo de secretos de diferentes empresas como un paso más.

Estamos en guerra

21 Mar

Y ya estamos en guerra, de nuevo. Se le puede llamar de muchas maneras distintas, en esta ocasión se ha definido como intervención (necesaria diría yo), pero todos, o al menos la mayoría, sabemos que se trata de una guerra, otra guerra más, y que entrará en los libros de historia como tal. Ahora todos nos hacemos muchas preguntas: ¿Es necesaria esta intervención? ¿Debe un país como España, con su pequeña influencia internacional y sus grandes problemas económicos internos, participar de esta intervención? ¿En qué va a consistir? ¿Existe la posibilidad de que nos ataquen? Yo voy a intentar, desde mi punto de vista, contestar a estas y alguna otra pregunta que me surge.

Un misil del ejército de Gaddafi cae en los alrededores de Bengasi

Sobre la necesidad o no de intervenir en Libia, mi opinión está clara: Sí. Por supuesto, algo así no se puede hacer sin dar algún argumento válido. Vivimos en un mundo globalizado; cada vez más, en el que presuponemos una serie de valores y derechos comunes a toda la humanidad. En sitios como en Libia (o en Marruecos, o en Egipto, o en Túnez, Yemen, Bahreim, Ruanda, y un largo etcétera) uno de los valores fundamentales en los que creo -y creo que todos deberíamos creer- es en la libertad. Una libertad que es privada a la gran mayoría de los habitantes de estas zonas. De una u otra manera. Pero la libertad no es precisamente la que mueve los ejércitos. Detrás de nuestras (y otras) fuerzas armadas hay una serie de líderes limitados por una serie de lobbies y de intereses. El petróleo, por ejemplo, es una de las gotas que colmó el vaso. No podemos permitirnos vivir con según nuestra actual forma de vida con el barril a más de 130 dólares. Y no hablemos de la venta de armas a todos estos países, de las que somos cómplices.

Pero hablemos de nosotros, de España. Cazas F-18 ya se han unido a las fuerzas internacionales que, tras la aprobación de la ONU, han comenzado a atacar las bases militares de Gaddafi. Sin hablar de las fragatas o el submarino que, en estos momentos, están de camino. Nuestra situación, en general, no se puede decir que sea buena. El paro y la situación de la economía nos preocupan a todos, especialmente a los jóvenes que no vemos un futuro cercano muy agorero. Sin embargo, como dije antes, es nuestro deber moral el intervenir y evitar más muertes de civiles inocentes (que espero que no se produzcan durante la intervención).

Mapa de la Guerra de Libia (Elpais.com)

A las últimas preguntas, es complicado responder. En principio, estas operaciones consistirán en ataques sobre las bases militares del ejército libio, aunque no descarto que terminemos invadiendo el territorio a pie con alguna excusa como que los hombres de Gaddafi se han refugiado en una zona inaccesible por mar y aire. Sobre un posible ataque libio sobre Europa, es imposible de predecirlo. Muammar el-Gaddafi es un hombre, en mi opinión, totalmente impredecible, aunque listo -no inteligente-. ¿Por qué listo? Pues bien, él ya ha realizado sus amenazas; convertir el Mediterráneo en un campo de batalla, al menos a mí, no me parece algo interesante para nosotros (y no afectaría muy positivamente al sector turístico…) aunque está claro que se trata de una manera de generar miedo, terror, entre la población occidental.

Para nosotros es muy fácil ver en las noticias un terremoto en Chile o en Japón, que haya revueltas en Egipto, o que tiren bombas sobre la ciudad de Bengasi; pero cuando aparece la posibilidad de que estas situaciones se presenten en la puerta de casa, nos acojonamos. Habrá opiniones de todo tipo, a favor y en contra, pero en este momento, ya no podemos volvernos atrás.

El discurso de Gadafi

22 Feb

Casi una hora y cuarto ha durado el discurso de hoy del líder libio, Muamar el Gadafi. Un discurso que sucede a colación de lo que parecen que han sido 250 muertos durante los ataques de las fuerzas de seguridad libias hacia los manifestantes en contra del régimen de Gadafi. El discurso comenzaba con la lectura de las leyes libias que, al parecer, le autorizan a utilizar la fuerza. Esta fuerza, parecía la línea temática de un discurso muy violento y que pretenderá poner en evidencia a los “borrachos y drogadictos enemigos del régimen”.

A continuación, en un claro acto de egolatría, Gadafi colocó la revolución libia, no solo de su lado, sino incluso en su propia persona. Pretendiendo apropiarse de ese sentimiento de cambio para aprovecharse de él. En varias ocasiones mencionó los Comités Populares libios como unión entre el Gobierno y el pueblo, sin embargo, cualquier protesta que no se realice por estos métodos, dijo, “no será escuchada”. A continuación habla de una supuesta pretensión de la paz, tras haber hablado anteriormente sobre una “guerra civil” contra los grupos y tribus armados que los llevan hacia la guerra.

A continuación dos temas coparon su discurso: El petróleo y las revueltas. En primer lugar afirmó que el petróleo libio será un bien común de todos los habitantes del país. En mi opinión, se trata de una pretensión totalmente fuera de lugar y, seguramente, imposible de ejecutar. Sin embargo, mientras tanto, el grupo energético italiano ENI anunciaba la suspensión temporal de suministro de gas desde Libia mediante el gaseoducto Greenstream. Sobre las revueltas, negándolas en todo momento, mencionó la posibilidad de dialogar acerca de reformas en la Constitución, en las leyes; pero siempre recelando de que estas provengan de una supuesta “conspiración del extranjero”.

Además de esto, Gadafi mencionó otra serie de ideas durante su discurso como que la televisión pública de Libia sería la que tumbaría los argumentos que ofrecen otros países acerca de la situación en el país. La otra idea, que recuerda a tiempos que parecían ya acabados, es la de pretender obligar a sus seguidores o detractores a identificarse mediante una franja de color verde en sus ropas. ¿Con qué motivo? Pues muy sencillo, conocer al enemigo de tal manera que sea mucho más sencillo controlarlo y reprimirlo.

Ante el discurso, ha habido varias reacciones que se producían al momento o posteriormente. Las más importantes dentro de nuestro ámbito serán probablemente la condena internacional y de la ONU en particular de la situación en Libia, a pesar de que luego no se convierta esto en una acción a corto plazo; y la convocatoria de una reunión del Gabinete de Crisis del Gobierno esta misma tarde para analizar la situación. Esto es todo hasta el momento así que seguiremos informando. [Por supuesto, también en twitter]