Archive | diciembre, 2009

La revolución del 3D

30 Dic

[tweetmeme source=”a_orfao” only-single=false https://laperegrinadesalem.wordpress.com%5D

Acabo de llegar de ver la nueva película de James Cameron: Avatar. Dos horas y media (sí, ya se que parece mucho tiempo) que se te pasan volando entre una mezcla de humanos, alienígenas de color azul (que creo que son más humanos que los propios humanos, nosotros) bichos y plantas de todos los colores y especies y un sinfín de efectos especiales que logran crear este planeta de fantasía (llamémoslo así).

No os voy a desvelar la película, faltaría más, además prefiero que la veáis porque desde luego que han sido bien empleados esos trescientos millones de dólares (mejor que en armas…) y este gran hombre debería recuperar el dinero que le han prestado (y ya de paso ganarse algún sueldo y fama extra, a parte de los que ya tenía). Sobre lo de las tres dimensiones (lo de las gafitas esas feísimas que hacen que parezca que te llueve encima, que las balas van dirigidas a tu cara o que los malditos bichos pasen rozándote la cabezota) que voy a deciros. Pues muy sencillo, voy a deciros lo que pensaba y lo que ahora pienso.

La primera vez que vi una película en tres dimensiones fue con nueve o diez años, creo recordar aunque no estoy muy seguro de ello. Fue en Barcelona, haciendo una visita a mis primos, y entonces aquello era toda una novedad. En realidad la película que vimos no era tan especial, es más, era más bien una demostración de que lo de las tres dimensiones era de verdad. La siguiente vez fue en el parque de la Warner, en Madrid (no es por hacer publicidad ni nada). Allí había una película en 3D de la máscara y entramos a verla pero tampoco era gran cosa. La última vez, fue en la ciudad de las artes y de las ciencias de Valencia. Igual que en Barcelona, la película no tenía gran cosa; pero entonces llegó el día de hoy, que ya es ayer.

Me he dado cuenta de que, a pesar de lo molesto de las gafas, tampoco está tan mal ver una película en tres dimensiones. Pero lo que es más importante, es un duro golpe contra la piratería, sí. Ya me contarás tú, como pretenderán ahora hacer copias de una película hecha en 3D. ¿Van a poner las gafas delante de la cámara? No creo. A no ser que consigan inventar un filtro para cámaras de video que permita grabar desde las tres dimensiones en dos dimensiones, me temo que lo de la piratería se va a tener que limitar a la música y a las películas antiguas (o que no se hagan en 3D).

Pues eso, en un mundo en el que últimamente parece que la tecnología es lo peor del mundo y que ya no existirá ni libertad ni creatividad y que para conseguir lo segundo hay que prescindir de lo primero o viceversa, sin embargo, parece existir una serie de gente que sigue empleando su pequeña parte de creatividad en evitar que esto suceda y que no tengamos que elegir entre ninguna de estas cosas, que a mi modo de ver, son necesarias para seguir siendo lo que somos (y así de paso puedo seguir escribiendo en mi blog, por lo menos en lo que dure la creatividad).

Como dudo que pueda escribir el día de Nochevieja, os deseo a todos un feliz 2010 y que esta década en la que entramos podamos recordarla por nuevos presidentes de distintas razas en otros países occidentales, por el fin de alguna que otra guerra y no por tanto hambre, tanta miseria y tantos atentados terroristas.

Navidad

22 Dic

[tweetmeme source=”a_orfao” only-single=false https://laperegrinadesalem.wordpress.com%5D

La verdad es que no se de que hablar hoy. Llevo unos cuantos días un poquillo ocupado y en los próximos seguramente me tendré que marchar y lo de Internet todavía no llega a todas partes así que no podré escribir. Quién me lo iba a decir, cuando no es por tiempo es por imposibilidad de hacerlo. Como para poner como excusa aquello de la inspiración.

Estamos en Navidad, supuestamente es de lo que debería hablar. ¿En qué pensamos cuando oímos esta palabra? Lo primero que se nos viene a la cabeza son un montón de luces, algún Papá Nöel, regalos, turrón, etc. A mí, últimamente, lo primero que se me viene a la cabeza es: ¿Por qué coño cada año empieza antes la dichosa Navidad? Lo que me parece más divertido de todo esto son las informaciones de las dos semanas antes: “La mayoría ha dejado lo de los regalos para última hora y bla bla bla…” Pero cómo que para última hora, si Navidad antes era un día (o dos si cuentas Nochebuena). Es lo que tiene, ahora parece que dura un mes y medio, y ya no hablemos de la famosa Lotería navideña.

Hoy escuchando a los loteros (en realidad más loteras) que hablaban de los clientes a quienes habían vendido sus décimos mencionaban que algunos habían sido vendidos en julio o agosto. No esta mal para ser una lotería navideña, nada mal.

Podría ponerme a pronunciar el típico discurso navideño que queda tan bien sobre el consumismo y bla bla bla… Pero haré otro. Qué tiene de malo gastarse algo de dinero en regalos para las personas a las que queremos. Puede que les hagamos un favor a las grandes superficies (o a las pequeñas tiendas a las que ahora les va tan mal) pero al fin y al cabo están para eso.

Que le vamos a hacer. Yo por mi parte espero que paséis una muy feliz Navidad y que os regalen muchas cosas. Volveré para contaros si tengo algún regalo interesante.

Friends

20 Dic

Volver a ver a los viejos amigos siempre ha sido algo que me ha gustado. Recordar antiguas andadurías o contarse las últimas noticias nunca viene mal, y te echas unas risas.

Felices fiestas 2009

16 Dic

Nunca he escrito dos veces el mismo día y hoy, aunque no sea así, me parece que lo estoy haciendo. ¿Por qué? Pues nunca se sabe. Un día te van las cosas mal y te agobias, pensando que nunca llegará esa salida esperada, pero los peores días son aquellos en los que, cuando creías haber encontrado la salida, te das cuenta de que estás en otra habitación más. En un principio te ciega la luz, pero cuando logras acostumbrarte, comprendes que llevas tanto tiempo en la oscuridad que la luz del sol entrando por una simple ventana hace que pierdas la noción del espacio durante un tiempo.

Toca volver a empezar. Ponerse a buscar una nueva salida de este rompecabezas sin fin. Un rompecabezas que al mismo tiempo es como el cubo de rubik. No tiene una única cara sino que tiene seis, y estas a su vez están divididas en nueve pequeños cuadrados. Parece un algo interminable, que puede con nosotros. Dan ganas de rendirse, sin duda. Pero el tiempo se agota. El oxígeno se convierte en dióxido de carbono (y el agujero de la capa de ozono se hace cada vez más grande, que pena que no sirva para salir de esta).

Pero, que le vamos a hacer, ¿vamos a lamentarnos por nuestra situación? Por Dios. Todos han pasado por lo mismo (o pasarán) y algunos supieron aprovecharlo y se pusieron a escribir en las paredes de la sala instrucciones para los siguientes visitantes. Otros dieron su vida para evitar que lo mismo le ocurriera a otros. Puede que incluso alguno, después de salir, volviera atrás para ayudar a un compañero.

Esto es así, como que aquello esta más lejos que esto. No se si os gustará o si lo entenderéis. Sinceramente, no me importa. Es algo que tenía que escribir.

Ya cambiando de tema, felices fiestas a todos los que leáis esta cosa y a los que aún les quede tiempo por trabajar, que no se queden a mitad del túnel. La Navidad ya os la felicitaré cuando toque.