Tag Archives: Periodismo

Ramón Lobo y su reflexión del periodismo.

7 Jun

Voy a tratar de hacer de esto algo breve. Vuelvo a una reflexión sobre periodismo que no hacía hace mucho tiempo. Quiero decir, no la hacia en público, en mi interior, como comprenderéis, las hago constantemente. Hoy, Ramón Lobo, periodista de El País y al que, probablemente, a poco que estéis metidos en esto de la blogosfera, muchos conozcáis, ha dado una charla que se podría calificar de magistral. La charla en cuestión ha tenido lugar en el auditorio de la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca. A algunos os parecerá extraño, ya que conocéis mi opinión sobre esta facultad y universidad en general aunque, también debo recalcar que la presencia de este ‘maestro’ se debe en prácticamente su totalidad a los alumnos. A un pequeño grupo (de irreductibles) alumnos de periodismo (y comunicación audiovisual) que pretenden hacer lo que debería ocurrir en todas las facultades o escuelas que tratan de enseñarnos este oficio. Que los verdaderos profesionales nos enseñen. Este es el grupo Nuevo Ateneo, que tiene todo mi apoyo desde aquí.

Ramón Lobo durante la charla de hoy en la UPSA. / Foto del grupo Nuevo Ateneo

Así, las (apenas) 72 personas que estuvimos hoy en la charla hemos podido conocer de primera mano algunas de las experiencias de alguien del que realmente se puede decir que ha conocido mundo. Habiendo viajado por la mayoría de conflictos africanos de los últimos 20 años y conociendo Serbia casi como la palma de su mano, las historias o anécdotas de Ramón Lobo nos dejaron en la tarde de hoy a muchos con los ojos como platos. Y es que no se trata de un periodismo de ego o de ‘meritos’. Se trata de un periodismo de calidad y realizado desde la humildad. Lobo nos instaba en la tarde de hoy a los periodistas a tener en cuenta estas características, y a llevarlas a cabo en el día a día.

Esencialmente, nos pidió vivir el presente porque, como él y muchos otros han dicho, el tiempo pone a cada uno en su lugar y, al fin y al cabo, quien es bueno y tiene talento, se verá recompensado por ello. Es cierto que nos encontramos en una época mala, de crisis, pero recordemos el significado original de esta palabra: transición. Nos encontramos en una transición hacia un periodismo; probablemente mejor que el de los últimos años y en el que todos debemos hacer autocrítica. Por un lado los periodistas por habernos vuelto unos vagos, unos esclavos del corta y pega, del dijo y opinó. También de los políticos, cuyas “ruedas de prensa” colman portadas y páginas de la prensa escrita; y, por supuesto, de las ‘corbatas’ que actualmente dirigen este negocio. Porque el periodismo, señores, es de los periodistas, y no podemos realizar unos contenidos de calidad si tenemos en nuestra cabeza al señor Don Dinero siempre pendiente.

Por último, y para no alargarme más, quiero terminar con dos reflexiones (de tantas) de la charla de hoy:

“Suma el número de corbatas de un periódico y divídelo entre el número de páginas. Obtendrás el índice de aburrimiento del periódico.”

“Nuestras vidas son una maratón. No sirve de nada salir corriendo en los primeros metros porque, cuando nos demos cuenta, nos faltará el aire. No empecemos a correr cuando veamos que otros nos adelantan”.

16 de mayo de 2011. Inicio de #acampadasol

17 May

Hoy he estado en la Puerta del Sol.

Hoy me he sentido más periodista que nunca; sin recibir un salario por ello, sin pertenecer a un medio, únicamente mediante el uso de las redes sociales, en concreto Twitter.

¿Y por qué? Aparentemente no tendría ningún motivo para hacerlo. No recibo nada a cambio. Pero, en ocasiones, no todo es el dinero, de hecho es muchas veces algo que frena las cosas buenas. Yo quiero ser periodista. Soy periodista. Y creo, que como buen periodista hay que crear una opinión pública basada en la pluralidad de ideas, lo que incluye presentar, de manera clara, extensa y dando los porqués, todo tipo de manifestaciones que afecten a la ciudadanía.

Lo de la acampada que comenzó hace unas 24 horas se ha convertido ya hoy en un centro hecho por y para ciudadanos. He visto y tenido conversaciones hoy allí mucho más edificantes que las que he tenido en clases, incluso más que en algunas clases de universidad. Y esto se debe a que, en #acampadasol no entra un grupito de ‘antisistema’. #acampadasol está formado por personas de todo tipo, de todos los lugares, de todas las edades, y con un denominador común: La INDIGNACIÓN.

Indignación hacia los políticios de este país (no hacia todos, principalmente hacia PP y PSOE). Indignación hacia los banqueros y los ricos en general y hacia las políticas que no dejan de favorecerles. Indignación hacia los grandes recortes en política social que tanto los de un lado como los de otro han realizado. Indignación que, al fin, ha salido a las calles y que espero sea compartida por una gran parte de la población española.

Hasta aquí por hoy, esto ha sido todo. Añado una fotografía de @javiergarciadiz al que le doy la enhorabuena por tan genial instantánea.

Una chica a punto de ser golpeada tras la manifestación del día 15 de Mayo en Callao

Seguiremos informando.

Edito: Añado solo una cosa más que olvidé. El enlace a mi cuenta de Flickr donde he creado un álbum con fotografías de esta tarde en la Puerta del Sol.

http://www.flickr.com/photos/laperegrinadesalem/sets/72157626612910351/with/5727698769/

Pulitzer 2011 por Servicio Público (1)

19 Abr

Premio Pulitzer

En la tarde-noche de ayer fueron entregados los premios Pulitzer 2011. Como periodista que soy y ya que sé que unos cuantos de los que leeis este blog también lo sois (más que nada porque sois compañeros de clase y muchas veces parece que estáis obligados a hacerlo) en los próximos días haré una breve entrada por día de todos y cada uno de los vencedores, de tal manera que, quien no sepa quienes son (a la mayoría de premiados yo no los conozco) podrá conocer cómo han llegado hasta aquí y gracias a qué trabajo han obtenido este reconocimiento. Empezamos.

Ya he dicho que iba a ir por partes (una por día) pero también iré por orden. El orden que sigo es el ‘establecido’ por los organizadores del Premio Pulitzer y el primero de ellos -para mí de los más importantes- es el Pulitzer al mejor trabajo periodístico con un servicio público. En la edición de este año, el primer finalista fue Bloomberg News por el trabajo de Daniel Golden, John Hechinger y John Lauerman que reveló como algunas universidades explotaban a estudiantes con bajos salarios, llegando a descubrir una industria billonaria que iba contra las leyes federales estadounidenses.

El segundo finalista fue el New York Times (que, como veremos en los días posteriores, ha obtenido dos de los premios) por el trabajo de Alan Schwarz dando a conocer el peligro de las conmociones cerebrales en el fútbol americano y en otros deportes, generando un debate a nivel nacional y una revisión del equipamiento y las prácticas médicas y de entrenamiento de los equipos.

Pero, y a pesar de que no quiero dejar a los finalistas de lado, el ganador en esta ocasión ha sido el periódico Los Angeles Times, por su exposición de la corrupción en el pequeño pueblo californiano de Bell donde los oficiales  utilizaban el tesoro público del pueblo para pagarse salarios desorbitados, lo que terminó en una gran serie de detenciones y reformas. En concreto, Robert Rizzo, encargado de las finanzas del ayuntamiento (y que ya había sido alcalde a final de los 80) cobrando una cantidad menor que su antecesor, lo que hizo que le escogieran para el cargo, creó una especie de mafia dentro del ayuntamiento.

Este grupo de ‘oficiales’ del pueblo de Bell llegaron a cobrar hasta 8.000$ al mes, cuando personas en sus mismos puestos en pueblos con el mismo tamaño y una misma renta per cápita apenas alcanzaban los 400$ al mes. El conocimiento de esta situación, así como la aprobación de una ley que excluía a este municipio de la ley estatal que limita los salarios de los cargos públicos, provocaron el comienzo de investigaciones tanto policiales como periodísticas. Al mismo tiempo, en cuanto aparecieron las primeras informaciones y se fueron comprobando los hechos, las protestas no se hicieron esperar. Los ciudadanos salieron a la calle y los ciudadanos cuyos negocios se habían visto afectados (eran obligados a pagar un ‘impuesto’ al ayuntamiento sin que le dieran razones) comenzaron a hablar y a perder el miedo.

Robert Rizzo, administrador del ayuntamiento.

Hasta seis cargos públicos de la ciudad han sido imputados por el robo de millones de dolares y deberán acudir a la vista preliminar que se celebrará el 3 de Mayo de 2011. El alcalde Oscar Hernández, que se negó a dimitir,  la teniente-alcalde Teresa Jacobo y los ‘concejales’ (en Estados Unidos son miembros del concilio) Luis Artiga, George Cole, George Mirabel and Victor Bello,también han sido obligados a mantenerse al menos a 100 yardas del ayuntamiento y les ha sido prohibida su participación en cualquiera de los asuntos públicos de la ciudad de Bell. Todos ellos han dimitido, han sido despedidos o no han sido reelegidos por los votantes.

El administrador del ayuntamiento Robert Rizzo y su asistente, Angela Spaccia, deberán acudir a juicio. El fiscal del distrito Sean Hassett estima que Rizzo y su asistente se hicieron con unos 6.7 millones de dólares antes de que el escándalo saliera a la luz en el verano de 2010.

La verdadera crónica del “futuro del periodismo”

24 Feb

En el día de ayer, decenas de jóvenes (la mayoría futuros periodistas) esperábamos ansiosos la conferencia que iba a producirse en el interior del auditorio del Museo Reina Sofía de Madrid. Las cinco cabezas de los cinco grandes, como ya he oído hablar de ellos en alguna ocasión, aquí en Madrid y solo para nosotros. Afortunadamente, fuimos mucho más precavidos que otras personas a las que el pequeño aforo del lugar les dejó fuera. Pero centrémonos en la conferencia, porque no fue tampoco más que eso, aunque muchos esperábamos una mesa redonda; principalmente tras la entrega de una pequeña cuartilla a todos los asistentes de cara a realizar alguna pregunta (y que después nadie recogió).

En primer lugar, con quince minutos de retraso riguroso -no podía faltar en un evento importante en España- se reprodujo un video de presentación de unos largos quince minutos en el que se anunciaba levemente el motivo de la conferencia y se explicaba el tratamiento de los cables provenientes de la plataforma Wikileaks. Un video que, no solo apenas hablaba del futuro del periodismo (supuesto tema central), sino que llegó a hacerse tedioso y aburrido.

A continuación y frente a una audiencia muy joven (la mayoría de personas que esperaban en la cola éramos estudiantes de periodismo) conectada mediante todos los medios posibles, que los cámaras no se cansaron de enfocar, salieron al estrado los cinco grandes: Bill Keller, editor ejecutivo del New York Times; Sylvie Kauffmann, directora de redacción de Le Monde; Javier Moreno, director de El País; Alan Rusbridger, editor de The Guardian; y Georg Mascolo, editor de la revista Der Spiegel. Así es, no eran los cinco grandes; tan solo uno, el nuestro; al resto de periodistas encargados de dar la charla no me gustaría quitarles ningún mérito, para nada, sin embargo, publicitar un evento con cinco directores de periódicos y que luego solamente aparezca uno en mi opinión es publicidad engañosa.

De mucho se habló en esta charla, aunque quizás los aspectos o ideas más interesantes provenían por parte de los ponentes de Le Monde y Der Spiegel; quizás por utilizar un idioma no materno, no trataban de dar vueltas alrededor de una idea y la soltaban de forma clara y directa. Sin embargo, no se puede decir lo mismo del resto. De hecho, no solo no hubo una ronda de preguntas, algo necesario, en mi opinión, si tenemos por una vez en España grandes periodistas de otros países que realizan una mejor labor de nuestro trabajo. Ni hubo ronda de preguntas, ni se habló del futuro del periodismo. El evento de ayer, queridos amigos, fue un simple momento propio utilizado por El País para autopromocionarse a sí mismos, a su máster en periodismo (con el que parece ser que es más sencillo que te contraten), y a la publicación de los cables.

Por supuesto, los futuros periodistas (o presentes) sabemos distinguir entre un debate y una simple autopromoción y para ello utilizamos las herramientas de que disponíamos (ya fuera un ordenador, un iPad o un móvil); sin embargo, en mi opinión y a diferencia de otros países, la mayoría de medios en España aún no han sabido incorporar a su día a día las nuevas tecnologías como algo natural -queda bastante claro al ver el streaming de El País, donde también había autobombo hacia su “propio twitter”: Eskup- a pesar de que, en conferencias como esta, luego se afirme que Internet es el futuro. Amigos, aquí se vuelven a equivocar, y ya lo dijo Alex de la Iglesia en la última gala de los premios Goya: “Internet no es el futuro, Internet es el presente.”