Archivo | Cine RSS feed for this section

Qué rápido está el mundo.

17 Jun

Ahora, párate un momento a pensar… Parece imposible.

La Ola

4 Abr

Hace ya más de cincuenta años, exactamente en 1967, el profesor de historia Ron Jones elaboró un experimento durante cuatro días en el Instituto Sophomore de Palo Alto, California. El experimento consistía en dar a los alumnos una serie de órdenes de disciplina y convivencia básicas: Mantenerse sentados en sus puestos, levantarse para hablar, no hacer ruido durante más de 30 segundos, creó un saludo propio para el grupo, etc. El segundo día, dio un nombre al grupo: “The Third Wave” (la tercera ola) y ordenó a los alumnos que continuaran el comportamiento de clase fuera de las aulas.

El experimento tomó vida propia. El tercer día pasaron de 30 alumnos a ser 43 y, al final de la clase, cuando el profesor les dio unas pautas para iniciar a los nuevos candidatos que quisieran pertenecer al grupo, pasaban de los 200 alumnos. De hecho, Jones se sorprendió por como, algunos de sus alumnos, comenzaron a avisarle cuando otros miembros del grupo no cumplían las ‘normas’. El cuarto día, al ver que se le iba de las manos, Jones decidió poner fin a su experimento. Ordenó a sus alumnos que prepararan una campaña para el día siguiente, el viernes, en el que todos se reunirían y elegirían a un presidente, contándoles que, incluso, la televisión estaría presente.

Sin embargo, lo que los alumnos encontraron aquel día fue el anuncio por parte del profesor de que todo había sido un experimento, mostrándoles cómo había sido posible el nazismo en Alemania y mostrándoles, para terminar, un video sobre la Alemania de Hitler. Esta historia, quedó más tarde reflejada en el libro ‘The Wave’ de Todd Straser, bajo el pseudónimo de Morton Rhue; novela en la que se basaría la película alemana de 2008 ‘Die Welle‘, La Ola, en su traducción al castellano.

La duda que nos surge, y que ha surgido a muchos psicólogos tras este experimento, es aquella acerca de la posibilidad de controlar y dirigir a un grupo tan grande de gente con mentes tan maleables (recordemos que se trata de adolescentes en su peor etapa) y de que puedan llegar a convertirse en una amenaza, como ocurrió con el nazismo en una época difícil de olvidar. En mi opinión, esperemos que esto no suceda aunque, a pesar de todo, nos encontramos en un momento en el que, una mínima chispa y una supuesta ‘alma carismática’ podrían agitar el mundo de tal manera que se cambie por completo el orden establecido, como hemos visto en tantas revueltas en el Mundo Árabe. Así que indignémonos, pero siempre respetando a los demás y de una manera pacífica. Como propone Stephane Hessel, por ejemplo.

25 years of Pixar

29 Mar

El video del día según Mashable. Lo siento, pero me ha encantado. 25 años de Pixar, sí, un cuarto de siglo ya.

No nos gusta oir la verdad

18 Ene

Hoy toca hablar un poquito de aquello de la libertad de expresión. Sí, me refiero a eso que todos damos por supuesto (al menos en los países más desarrollados y democráticos) pero que luego, nosotros mismos nos encargamos de destruir. En dos días hemos visto dos claros casos, alguno más claro que otro.

En primer lugar, estoy hablando de los Globos de Oro. Ricky Gervais, gran actor y mejor cómico, realizó una presentación un tanto inusual en los premios entregados por los corresponsales extranjeros en Hollywood. Y lo cierto es que repartió leña para todos. Habló de algún “actor homosexual y perteneciente a la cienciología”, haciendo una clara referencia a Tom Cruise y a John Travolta; y todo esto, tras comenzar hablando del polémico actor de Dos Hombres y Medio y de como se encontraban todos “en una noche de fiesta y borrachera, lo que Charlie Sheen llama borrachera”. Por último, anunció otra puyita hablando de la película The Tourist, que negó haber visto y, acto seguido, habló de los rumores de sobornos (la película ha sido producida por la compañía Sony).

El otro caso, del que me he enterado esta mañana, nada más levantarme, es el del artículo de Carlos Herrera, periodista a quien El País encargó una columna de opinión acerca de la nueva Ley Antitabaco que comenzó a ser efectiva el pasado 2 de enero. El periodista sevillano envió el artículo el día 8 a la redacción del periódico en Madrid y no obtuvo respuesta hasta ayer, cuando le comunicaron desde la dirección del medio la denegación de su trabajo por desavenencias con su línea ideológica. El artículo, realizado por un fumador autodenominado como tal, apenas presentaba una serie de argumentos con un respeto total, con la excepción de las últimas dos líneas, en las que con algo de demagogia descalificaba los argumentos del Gobierno para implantar la norma (la protección de los menores del fumeteo pasivo) utilizando para ello el aborto.

En este caso, es algo más complicado ya que se trata de una empresa privada y puede hacer lo que le le salga de la Junta Directiva pero, no seamos hipócritas, no vayamos por ahí hablando de neutralidad que nos conocemos todos y ya sabemos de qué pierna cojea cada uno. Yo, sinceramente, lo habría publicado y que los lectores decidan. Al fin y al cabo, que un periodista exprese su opinión no significa que esta tenga que ser la misma que la del medio en el que lo hace.