Tag Archives: Investigacion

¿Y qué pasa con el I+D?

23 Jun

Reconozco que he abandonado un poco esto los últimos días. El principal motivo es mi comienzo (o vuelta) de las prácticas en la Agencia DiCYT en Salamanca. Como comprenderéis, trabajar por las mañanas, y algunas tardes, y luego tener tiempo para escribir en el blog por las tardes-noches es complicado. A pesar de todo, y ahora que ya estoy metido de lleno en la Agencia, trataré de actualizar esto como es debido. Más o menos.

Entre otras cosas, si sirven para algo las prácticas que estoy haciendo es para acercarme a los problemas de una gente que parece muy alejada de la sociedad: Los científicos e investigadores. Son personas como nosotros, como cualquier otro, aunque probablemente más inteligentes. Al fin y al cabo, la investigación es lo que genera riqueza en los países. Sin embargo, aquí en España, el año pasado disminuyó el presupuesto de este campo en casi un 25%, no alcanzando el 1.6% del PIB. En otros países a los que, claramente, observamos en una posición superior a nosotros (a nivel económico) este porcentaje es mucho mayor. En la misma Unión Europea, la media del PIB utilizada para I+D+I se encuentra en torno al 2%. En Estados Unidos, supera el 2.5%.

Señores, por cosas como estas España se encuentra siempre más cerca de los llamados ‘PIGS’ que de la media europea y la inversión en estos campos es la que realmente genera riqueza, no todo ese dinero ficticio creado a partir de la burbuja inmobiliaria. Aprendamos de fuera, y tratemos de mejorar en lo que aún podemos. Voluntad y ganas no faltan.

Anuncios

¡Que no estamos tan mal!

25 Ene

Primer día de clases. Este día cambia mucho, dependiendo de nuestra edad, sobretodo. Recuerdo los primeros años, en infantil o en primaria, que para nada querías volver a empezar. Durante las vacaciones de Navidad te lo pasabas tan bien… y encima no te dejaban nada de tiempo para disfrutar de los regalos de reyes. Más tarde, compensabas esa tristeza con la alegría de volver a ver a la gente de clase, que al fin y al cabo, con muchos ya llevabas la mayor parte de tu vida, y tenías ganas, lógicamente. Ahora, como universitario, tengo algo más de tiempo para disfrutar los (cada vez menos) regalos, aunque, eso sí, entre exámenes.

El caso es que ahora, nos encanta empezar las clases. Obviamente no dejaríamos de lado algo más de vacaciones; pero esa “Semana Blanca” que al parecer en otros años y otras universidades existía, ya parece una más de esas estúpidas leyendas urbanas. Digo que nos encanta, porque vivimos en un mundo en el que nos encanta lo nuevo -menos todos esos programas que desgraciadamente (o gracias a dios) apenas pasan de su primera o segunda emisión- y tener asignaturas nuevas y profesores nuevos nos da algo de curiosidad.

Hoy comenzamos con Métodos de Investigación Periodística y Televisión, y fue en esta clase en la que, durante las presentaciones, debíamos comentar (además de los datos útiles para otros asistentes) por qué nos gusta o no la televisión. Yo dije mi opinión sincera que aproximadamente fue: “Hay tanta basura en la televisión que lo que espero de esta asignatura sea aprender a hacer algo de tele de la buena”. Y en esto venía pensando yo, ya terminadas las clases, de vuelta a casa. Pero, ¿por qué a la gente le gusta la telebasura? ¿Acaso no ven cómo les atonta las mentes? Porque esta es la única razón por la que existe y va cada vez a más: porque la gente la ve.

Pero tampoco hay que desanimarse, me gusta por ejemplo el positivismo de algunos periodistas. El de Andrés Rodríguez, director de Esquire, en su pequeño artículo de opinión del número de febrero, o el que expresaba Iñaki Gabilondo en Buenafuente apenas hace unos días. Porque este mundo no se nos acaba; porque los periódicos, como la radio en su día, no morirán; porque (seamos algo cínicos) los momentos de crisis han sido los mejores tiempos para el periodismo o la cultura. Veámosle el lado positivo a las cosas; como decía el Señor LaPorta: “¡Qué no estamos tan mal!”

Muere el viudo de la actriz Brittany Murphy

25 May

[tweetmeme source=”a_orfao” only-single=false https://laperegrinadesalem.wordpress.com%5D

Apenas eran las nueve y media de la mañana cuando el 911 estadounidense recibió una llamada de emergencia. Pero no una llamada más: se trataba de Sharon Murphy, madre de la actriz Brittany Murphy fallecida el veinte de diciembre del año pasado tras mezclar su evidente anemia y sus síntomas claros de pneumonía con una dosis elevada de medicamentos que tomó prestados a su marido. Precisamente éste era el motivo de la llamada de Sharon. En apenas seis meses esta mujer ha perdido a su hija y a su yerno, con quien vivía desde la muerte de Brittany. Simon Monjack, de 39 años, fue encontrado muerto en su dormitorio por su suegra poco antes de las 9:30 de la mañana, cuando acudió al número de emergencia.

El Departamento de Policía de Los Ángeles acudió a la casa aunque negó la existencia de signos de violencia. Al parecer, la causa de la muerte fue un ataque cardíaco y, en el examen médico, fueron encontrados medicamentos cuya prescripción estaba a nombre del fallecido. En los próximos días se resolverá la autopsia y se conocerá el examen de toxicología. Ed. Winter, encargado del caso, afirmó que Monjack era un buen marido y recordó los difíciles momentos por los que la familia ha pasado tras la muerte inesperada de Brittany. A continuación, Winter pidió privacidad para la familia.

En el mes de febrero, Simon Monjack fue descubierto transfiriendo fondos de la Brittany Murphy Foundation sin tener en cuenta la normativa del IRS (Internal Revenue Service), lo que equivaldría en España a la Agencia Tributaria. Tras ser descubierto devolvió a la fundación todo el dinero. Hace apenas un mes afirmó a los medios su decisión de trasladarse a Nueva York junto con su suegra Sharon, debido a los recuerdos que la casa le generaba.

Si ya había sido misteriosa la muerte de la actriz, este suceso no puede pasar desapercibido. Dos muertes en seis meses, en la misma casa y, aparentemente, debido a la misma causa: los medicamentos de Monjack. En mi opinión todo esto es muy extraño. No tengo ni idea de por donde se dirigen los derroteros de la policía de Los Ángeles pero dos muertes tan parecidas generan, cuanto menos, curiosidad.

Para más información (en inglés) aquí.