Archivo | junio, 2011

Los políticos han perdido nuestro respeto

30 Jun

Forges.

Los políticios de hoy en día han perdido prácticamente todo nuestro respeto. En los países más desarrollados, con una mayor tradición democrática o semidemocrática, los políticos siempre habían estado bastante bien considerados. A pesar de las diferencias de ideologías, en los países occidentales siempre ha existido un respeto mínimo hacia la figura del ‘representante’ del pueblo. Es posible que esto no se perciba con tanta facilidad en España debido a la juventud de nuestra democracia (sí, a pesar de que ya debería salir de casa de sus padres) pero en general, en países como el Reino Unido, Alemania o Estados Unidos, los ‘ex-políticos’ eran tratados bien.

Sin embargo, en la última década, y principalmente tras el comienzo de esta crisis que muy pocos están sabiendo solventar con buenas ideas, la figura del político ha caído en picado. Probablemente todo comenzó tras aquellos pactos de las Azores en los que se reunían los líderes de algunos de los países de mayor importancia militar y en la alianza del Atlántico-Norte y que terminaron decidiendo la invasión de Irak. Una decisión que, en mi opinión, no ha traído buenas noticias internacionales, al menos en cuanto a un nivel muy general, para los países que la tomaron.

Los ex-dirigentes de aquella época han acabado vilipendiados por todas partes, por todos los lados. Olvidados, odiados, despreciados. ¿A quién podría ocurrírsele en este momento ensalzar a George W. Bush? Por supuesto, de nuevo, en España es otro tema. Existe una gran parte de la población que le echa en cara a nuestro ex-presidente estas decisiones que, por momentos, nos convirtieron en ‘perrito faldero’ de alguno, aunque a pesar de ello, otra gran parte de la población, prácticamente la misma, le defendería incluso con su vida (o eso parecen querer demostrar).

Pero olvidémonos del pasado y volvamos al presente. Si a los políticos que ya no se encuentran en el cargo aún estamos recriminándoles sus errores, ¿a qué podemos llegar con los que están dirigiendo occidente en la actualidad? Pues bien, en Francia se intenta agredir al Presidente Sarkozy. En Estados Unidos se le llama a Obama ‘Dick’ (en el contexto algo parecido a gilipollas). Qué será lo siguiente, ¿ponerle la zancadilla al Rey?

Podemos quejarnos. Tenemos derecho a ello; pero de nuevo la violencia no lleva a ninguna parte. El que la ejerce pierde totalmente la razón. Y eso no es todo. Por mucho que no nos gusten los políticos y que muchos de ellos se aprovechen del voto y la confianza de los ciudadanos, siempre habrá buenos políticos, aunque sean los menos.

P.D: A continuación os cuelgo el video del ‘ataque’ (apenas le llega a agarrar) a Sarkozy y el enlace (con transcripción) de las declaraciones contra el Presidente estadounidense.

Anuncios

¿Y qué pasa con el I+D?

23 Jun

Reconozco que he abandonado un poco esto los últimos días. El principal motivo es mi comienzo (o vuelta) de las prácticas en la Agencia DiCYT en Salamanca. Como comprenderéis, trabajar por las mañanas, y algunas tardes, y luego tener tiempo para escribir en el blog por las tardes-noches es complicado. A pesar de todo, y ahora que ya estoy metido de lleno en la Agencia, trataré de actualizar esto como es debido. Más o menos.

Entre otras cosas, si sirven para algo las prácticas que estoy haciendo es para acercarme a los problemas de una gente que parece muy alejada de la sociedad: Los científicos e investigadores. Son personas como nosotros, como cualquier otro, aunque probablemente más inteligentes. Al fin y al cabo, la investigación es lo que genera riqueza en los países. Sin embargo, aquí en España, el año pasado disminuyó el presupuesto de este campo en casi un 25%, no alcanzando el 1.6% del PIB. En otros países a los que, claramente, observamos en una posición superior a nosotros (a nivel económico) este porcentaje es mucho mayor. En la misma Unión Europea, la media del PIB utilizada para I+D+I se encuentra en torno al 2%. En Estados Unidos, supera el 2.5%.

Señores, por cosas como estas España se encuentra siempre más cerca de los llamados ‘PIGS’ que de la media europea y la inversión en estos campos es la que realmente genera riqueza, no todo ese dinero ficticio creado a partir de la burbuja inmobiliaria. Aprendamos de fuera, y tratemos de mejorar en lo que aún podemos. Voluntad y ganas no faltan.

Yo soy #15m, el porqué, a continuación.

17 Jun

En las últimas horas he encontrado este texto en un gran número de blogs españoles y que refleja el ideario (clarísimo) del movimiento #15m. En estos términos, tengo que decir que yo también soy #15m:

Como parte del #15m me declaro una persona pacífica y condeno radicalmente todo tipo de violencia: la de los violentos infiltrados en nuestras manifestaciones, y la del Estado, que ha causado más dolor y heridos. Además, condeno la manipulación mediática que enfatiza la información sesgada, parcial o errónea con el propósito de demonizar a los ciudadanos.

Si me manifiesto en la calle es porque:

  1. Mi participación como ciudadano se ha reducido a votar a listas cerradas cada cuatro años para ver cómo los representantes de los ciudadanos no respetan lo prometido en su programa.
  2. Se hacen leyes a favor de grupos de interés en vez de hacerlas a favor del conjunto de la sociedad.
  3. Se invierten recursos públicos para ayudar a minorías poderosas, y no a quienes están pasando situaciones desesperadas ocasionadas por la especulación financiera.
  4. Los grandes partidos están más preocupados por mantener su poder que por ofrecer soluciones para superar esta crisis histórica.
  5. Está a punto de firmarse un “Pacto del Euro” que consiste fundamentalmente en medidas para reducir la inversión pública en servicios esenciales.
  6. Desde diferentes órganos del estado se ha insultado a los ciudadanos, e incluso se ha justificado el recurso a la violencia contra manifestantes pacíficos.

Como parte del #15m, acepto y respeto la diversidad ideológica del movimiento. Cuando participo en una manifestación no reclamo un régimen o una ideología en concreto, ni un modelo social no democrático, ni la eliminación de los partidos o los parlamentos. Lo que reclamo es una democracia mejor y más humana que, entre otras medidas, necesita urgentemente:

  1. Cambios en la Ley Electoral para permitir una mejor y más directa representación de los ciudadanos en los parlamentos y una mayor participación ciudadana en las decisiones importantes.
  2. Aprobación de una Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública para obligar a la publicación en formatos adecuados y reutilizables de todos los gastos, decisiones y reuniones con grupos de presión por parte de funcionarios y cargos públicos.
  3. Tolerancia cero a la corrupción de candidatos y cargos públicos, y controles ciudadanos para la exigencia de responsabilidad política.
  4. Separación clara, real y efectiva de los poderes del estado.
  5. Control fiscal efectivo de grandes fortunas y operaciones financieras; eliminación de privilegios fiscales a cargos electos.
  6. Políticas encaminadas a solucionar de forma efectiva los problemas hipotecarios y de vivienda.
  7. Servicios públicos de calidad, fundamentalmente salud, justicia y educación.
  8. Eliminación de las leyes que permiten el control administrativo de Internet. La red ha demostrado ser esencial para la libertad de expresión y para responder al peligro de manipulación mediática.

Por todas estas razones volveré a salir pacíficamente a la calle el 19 de junio, #19j.

Si estás de acuerdo, aprópiate del texto y divúlgalo (enlace al documento original)

Qué rápido está el mundo.

17 Jun

Ahora, párate un momento a pensar… Parece imposible.