Archive | Moleskine RSS feed for this section

Fin de fin de semana

3 Oct

[tweetmeme source=”a_orfao” only-single=false https://laperegrinadesalem.wordpress.com%5D

Hay semanas en que llega el domingo y no has parado ni un solo momento. Clases durante toda la semana y un viernes y un sábado que te cansan incluso más. Por supuesto, pasándotelo bien, incluso disfrutando de alguna de las clases (que para algo estudias lo que te gusta, por lo menos yo). Pero ahora es domingo y te tienes que poner a hacer las cosas no-tan-apetecibles. Y es que da una pereza…

Sin embargo, al final siempre llega alguien, o algo, que te dice “Hey, hang on!” y, si no te han partido la cara antes, termina arreglándose. Y es que si no se arregla pues por lo menos nos quedará la Unión.

Gente que llena ciudades

30 Sep

[tweetmeme source=”a_orfao” only-single=false https://laperegrinadesalem.wordpress.com%5D

Me encantan las ciudades. Sobretodo si tienen turismo, ya sea por culpa de los edificios que otros hicieron unos cuantos años atrás y que ahora son monumentos o, simplemente, por su tamaño. O por su playa. Por supuesto que me gusta hacer turismo, conocer sitios nuevos, experimentar nuevas culturas; pero, lo que más me gusta de las ciudades de este tipo (hoy en día, cualquiera) es la gente.

Un amigo y yo, ya que nos gusta ser puntuales en nuestras citas (aunque no fueran citas y simplemente fuera quedar con los colegas para ir a tomar algo) siempre disponíamos de entre diez y veinte minutos de espera. Todo esto siempre bajo el reloj de la Plaza Mayor (de Salamanca), donde queda todo el mundo, vaya. Pues ahí estábamos nosotros, tarde tras tarde, con diez minutos mínimo de tiempo de espera; a veces acompañados a veces no. Y es que, ¿en qué los vas a emplear? Porque se puede hablar, claro que sí, pero después de un viaje de veinte minutos en bus, las pocas novedades ya se han contado antes. Sólo quedaba una opción. Mirar.

Observar a la gente es un fenómeno que no todo el mundo sabe apreciar. Una de las clases sociales que más lo disfruta es la de los viejos que se sientan en bancos, o los que pasean. A simple vista, se pasan el día dando vueltas o dando de comer a las palomas (con lo horribles que son); pero, sin embargo, lo que hacen es ver a la gente. Estudiar sus movimientos. Puede que incluso planéen conspiraciones (que luego nunca llegan a su fin, están demasiado mayores para ello). Pues bien, esto de observar se nos da bastante bien, creo. La cosa es, que nosotros nos divertíamos hubiera la gente que hubiera. Desde un hombre que se creía Indiana Jones, hasta niñatos que cada día son más insoportables (Ahora van por la época moderna, es que se cansan y vuelven a cambiar. Cada seis meses, más o menos).

En Madrid, por supuesto, esto es mucho más fácil. Aunque la complicación se presenta ya que, al haber tanta gente, no tienes ni idea de dónde mirar.

Pero siempre nos quedará el metro.

Atasco en la nacional

23 Ago

[tweetmeme source=”a_orfao” only-single=false https://laperegrinadesalem.wordpress.com%5D

Los atascos son un fenómeno impresionante. De la nada, comienzan a aparecer coches; se amontonan; se juntan a ellos camiones, alguna grúa y, sobretodo, policía. Estos son los peores de todos. Acaso nunca os habéis dado cuenta de que, donde hay un atasco, hay un policía. Bueno, me equivoco, existe la excepción de los grandes atascos. En estos no hay un policía: Los hay a pares.

Hoy he tenido mi primer atasco como conductor. Media horaza en la que era divertidísimo observar a otros conductores y camioneros, fumadores todos ellos, aprovechando cada parada para dar unas caladas a un mísero cigarrillo. El vicio es malo malo.

Poco más por hoy. La verdad es que espero tener Internet en Lanzarote (por fin viajo a las islas Canarias aunque no precisamente a un sitio donde conozca gente) para poder escribir algo pero, si no es posible, volveré desde la capital. Buenas noches.