Lanzarote – Días 2 y 3: Piscina y Agua

29 Ago

[tweetmeme source=”a_orfao” only-single=false https://laperegrinadesalem.wordpress.com%5D

El día comienza demasiado pronto, pero hay que acompañar al padre desayunando (antes de las nueve de la mañana) que gracias a él estamos aquí. En cuanto a los desayunos de hotel, los de tipo buffet, ya he hablado antes, así que no me explayaré demasiado. Tras el desayuno, un día bastante tranquilo, ya que no podíamos salir y el coche no lo tuvimos hasta el día siguiente. Básicamente, probamos la playa y la piscina hasta el aburrimiento.

Me encanta el agua salada para nadar. Cuando te cansas, simplemente te paras, flotas y hasta que quieras continuar. Lo cierto es que hice un pequeño descubrimiento, aunque es una pena, ya que la cámara no llega hasta la pequeña isla de roca volcánica que hay al final de la playa. Desde ahí hay una visión espectacular de Playa Dorada con uno de los ciento treinta volcanes de la isla de fondo. Es más, en ese momento, una serie de nubes cubrían la cima, lo que hacía el momento mucho más interesante. Tras esto y un paseíllo por la playa, volvemos a la piscina.

Al día siguiente, hicimos una especie de tour por el norte de la isla. El Mirador del Agua, Los Jameos del agua, la Cueva de los Verdes y el Mirador del Río fueron los lugares visitados. Todos grandes lugares representativos de la isla y en los que Cesar Manrique, el gran artista de la zona, ha metido mano. Lo cierto es que, a pesar de la temperatura, asfixiante por momentos, estuvieron bastante bien las visitas.

He compactado en un texto los dos segundos días ya que, además de que he tenido menos tiempo para escribir, así nos acercamos más al día en que en realidad nos encontramos. Lo relatado anteriormente pertenece a los días 26 y 27, por si a alguien le queda alguna duda.

Por último, y antes de que se me olvide, durante la cena del tercer día, probé el dulce típico palmero: El Bienmesabe. Está hecho específicamente para mí. Dulce, gracias a la miel que lleva, pero al mismo tiempo se une al sabor de los frutos secos. En concreto, nueces, que me encantan. Lo cierto es que tendré que pedir algún favor a los habitantes de la zona para poder disfrutar más de este descubrimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: