El segundo párrafo

7 Jun

[tweetmeme source=”a_orfao” only-single=false https://laperegrinadesalem.wordpress.com%5D

Tras una semana de merecido descanso, reflexión y vuelta a las prácticas de conducción creo que toca volver a poner a punto esto del blog. Desde hace unos cuantos años, siempre he escrito mucho más y mejor por las noches y, ahora en verano, de verdad dan ganas de ponerse. La temperatura perfecta, algo de brisa de vez en cuando, un silencio sepulcral (sólo interrumpido por el paso ocasional de los vehículos que se pasan la noche circulando por la Carretera de Alba, cosa que tiene vivir pegado a ella) y un yogourt rico o un tazón de cereales acompañando el principio de la escritura; que pena que se terminen tan rápido.

Ahora empieza lo difícil, con el segundo párrafo. Siempre que empiezo a esbozar un texto, por mucha idea que tengas acerca de qué quieres decir, en cuanto comienzas por la primera frase, se te acumulan las ideas en la cabeza y parece que quisieras soltarlas todas de golpe. De una sola vez. Pero esto no puede ser. Reflexionando sobre esto y leyendo la sección de cultura de El País, hace dos o tres días, vi un proyecto al que le veo mucho futuro (aunque a la SGAE no creo que le haga mucha gracia). Un autor, que me perdone porque no recuerdo ahora el nombre, escribió un primer párrafo de una historia. A partir de ahí, cada día, los lectores de la edición digital del periódico envían su posible siguiente párrafo y, el autor, decide cuál le gusta más para continuar la historia.

La línea argumental no tiene por qué ser fija, y puede convertirse en una historia incluso absurda. Puede que contradictoria. Pero desaparece el problema del segundo párrafo. Cada lector puede convertirse en escritor (aunque luego su pequeño aporte no sea seleccionado) y evita la enorme discusión mental acerca de las ideas que mencionar. Puede empezar de nuevo si quiere o dar un giro completo a la trama. Solamente hay que comenzar la propia historia dentro de la del autor, que terminará por crear un gran relato, formado por pequeñas historias pero que entrelazarán de tal manera que formen una única y, lo mejor de todo, sin perder el toque del autor, ya que es quien decide los párrafos a utilizar.

Me parece una genial idea y muy imaginativa. Sin embargo, yo continuaré con mi método y probaré a pasar de las cuatro páginas (un límite complicado). Si esto no funciona, no me quedará más remedio que probar a terminar el relato en este pequeño espacio.

Tal vez sea lo mejor para comenzar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: